LA CIENCIA Y LA BIBLIA – PARTE 2

Una explicación básica de si la ciencia y la biblia encajan la una en la otra o si se contradicen.

 

Las Leyes Científicas y la Biblia

La ley de la conservación de la energía afirma que la cantidad total de energía en el universo es constante. La energía puede transferirse de una forma a otra, pero no puede ser ni creada ni destruida. La razón por la que ya ninguna energía puede ser creada es porque sólo Dios puede crear la energía y porque Él “reposó de toda su obra que había Dios criado y hecho” (Génesis 2:3). La razón por la que la energía ya no puede ser destruida es porque ahora está Dios “sustentando todas las cosas con la palabra de su potencia” (Hebreos 1:3).

La segunda ley de la termodinámica afirma que la entropía de cualquier sistema aislado siempre aumenta. En breve, el universo se hace cada vez menos ordenado. La Sagrada Escritura nos dice algo sobre el estado presente del universo y la manera de la que se deteriora su condición a través del tiempo, diciendo que la tierra y los cielos “como un vestido se envejecerán” (Salmo 102:26). El hecho de que el universo se deteriora en su estado presente ha sido completamente verificado por la ciencia moderna. La erosión desgasta constantemente las características de la tierra. Nuestro cuerpo se desgasta, morimos y decaemos hasta un montón de polvo.

Para más idiomas, referencias e información visite nuestro sitio.