LA CIENCIA Y LA BIBLIA – PARTE 1

Una explicación básica de la creación en la Biblia y cómo encaja en la ciencia moderna

La Creación y la Ciencia

La Biblia afirma claramente en el primer capítulo del libro de Génesis que Dios creó el mundo en el que vivimos hoy (En el principio crió Dios los cielos y la tierra – Génesis 1:1). En la ciencia aprendemos sobre muchas teorías y leyes que funcionan todas perfectamente en el mundo en el que vivimos (P.ej. Leyes que tratan del espacio, del tiempo, de la gravedad, de los estados físicos (sólido, líquido, gas), de la energía, de la luz, de la termodinámica etc.).

Examinamos la teoría Goldilocks de como la tierra que habitamos parece ser precisamente adecuada y perfecta para sostener la vida. La tierra parece estar a la distancia adecuada desde el sol, lo que nos da la temperatura adecuada para vivir, ni demasiado caliente ni demasiado fría. Existe una cantidad adecuada de agua en la tierra para sostener la vida.

La atmósfera de la tierra con la combinación y la proporción adecuadas de gases es viable para la vida. La gravedad es perfecta porque basta para mantener la vida sobre la tierra pero no es tan fuerte como para aplastar todo sobre la tierra. Todas estas cosas señalan a la mano activa de un creador, Dios. Es a causa de este mundo perfecto, creado por Dios, que la ciencia que aprendemos hoy puede aplicarse sin problemas.

Él que hizo la tierra con su potencia, el que puso en orden el mundo con su saber, y extendió los cielos con su prudencia.

Jeremías 10:12